Fidel

12 de agosto de 2006

fidelsLos que alguna vez abrazamos con fervor propio de feligreses la causa de la revolución cubana no podemos evitar preguntarnos qué ha sido de aquel intento de cambiar el mundo y alumbrar al hombre nuevo, qué ha quedado de una revolución que iba a imponer la justicia y la libertad siguiendo el ejemplo de aquel experimento impuesto a sangre y fuego que fue el llamado “socialismo real”. No hay cómo eludir los interrogantes cuando, al parecer, de la salud del comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, presidente del Consejo de Estado y del gobierno, primer secretario del Partido Comunista, primer rostro de la cartelería habanera y primer todo lo que imaginar se pueda depende el futuro del “primer territorio libre de América”. Hay algo que no cierra en la idílica imagen oficial de Cuba: una sociedad supuestamente emancipada de la opresión y la explotación, libre de todas las plagas del capitalismo, dirigida por ciudadanos cultos y responsables debería ser incompatible con la existencia de un líder máximo y el fomento del culto a la personalidad. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios