La jueza y la bandera

27 de abril de 2007

Es una suerte que en este país haya jueces con ojos avizores, atentos a cualquier violación del derecho, a toda trasgresión de las normas, al menor vilipendio de símbolos sagrados, a la más insignificante alteración del orden. Saberse cuidado por la autoridad tranquiliza. No en todas las latitudes se encuentran magistrados insobornables, capaces de detener a quien comete la imperdonable ofensa de prender fuego a la bandera de un país. Lee el resto de esta entrada »