Legisladoras a la fuerza

La Cámara de Senadores acaba de aprobar una ley que obliga a los partidos políticos a incluir, como mínimo, a una mujer cada tres candidatos en sus listas a cargos electivos en las elecciones nacionales de 2014 y las municipales de 2015. Se trata de una iniciativa que en la jerga jurídica se denomina discriminación positiva. La norma aprobada pretende aportar por vía administrativa una solución a un problema que aún está pendiente de demostración: que no hay más mujeres en las cimas de la política porque los hombres se lo impiden.

Las largas negociaciones parlamentarias que precedieron a la aprobación del texto demuestran que, salvo algunos brontosaurios nativos, casi ninguno de nuestros legisladores quería dejar de salir en la foto ni perder la oportunidad de dejar constancia de su corrección política. De modo que lo que algunas feministas presentan como prueba del machismo imperante (es decir las vacilaciones, cálculos y titubeos de la mayoría de legisladores varones, que habrían terminado aprobando la ley a desgano, supuestamente para no quedar “mal parados” ante la opinión pública) bien podría estar demostrando todo lo contrario, es decir que no vivimos en una sociedad tan primitiva como pretenden quienes fueron a presenciar los debates parlamentarios vestidas con ropas negras hasta los tobillos y la cabeza cubierta para sugerir que la condición de la mujer aquí y en Irán es más o menos la misma. Porque si es cierto que los más machos de nuestros legisladores votaron como votaron únicamente para no quedar “mal parados”, eso indicaría que la sociedad, o una buena parte de ella, ve con buenos ojos las iniciativas que supuestamente tienden a mitigar la desigualdad entre hombres y mujeres. Que la referida ley vaya a tener o no semejantes propiedades justicieras es harina de otro costal.

El reclamo de que haya más mujeres en el Parlamento parte del supuesto, ampliamente compartido por el sentido común, de que lo lógico sería que la composición del Parlamento reflejara más o menos fielmente la estructura de la sociedad. Se lo reconozca o no, lo que se viene a decir es que si hay 50% de mujeres en la sociedad, a la corta o a la larga, tendremos que marchar hacia un Parlamento con 50% de mujeres. Lo mismo podría alegarse respecto de los negros o de los homosexuales. Si el 4% de la población uruguaya es negra u homosexual, pues entonces que haya 4% de legisladores negros y 4% de homosexuales. Es esta idea la que pretendo impugnar en estas líneas. La cuotificación en todo caso es un asunto menor… siempre y cuando, claro, se reconozca su carácter discriminatorio (como es el reservar una parte de la representación política a una clase de ciudadanos) y la misma sea provisoria.

Si la política fuera una traducción exacta de la sociedad civil, como pretenden quienes reclaman que cada grupo de la sociedad tenga su propio nicho, si se la concibiera como un edificio dividido en habitaciones en las que cada parte es soberana, se la convertiría en una tarea imposible. Desaparecería como espacio de articulación y síntesis y su lugar sería ocupado por una guerra de todos contra todos, en una mera lucha por espacios de poder, que es la forma de reducirla a escombros. La radical despolitización que esto significa debería llamar a la reflexión, porque el reclamo de que haya más “de los míos” en el Parlamento es, por así decirlo, un reclamo pre-político. Se desentiende de la deliberación o de la exposición de argumentos acerca del bien común o de la razonabilidad o justicia de los proyectos y propuestas. Es un reclamo que considera que existe un derecho a estar representados en la arena política por ser quien se es, ya que supuestamente a cada parte le toca un trozo del todo. Pero a quien está interesado en política –y no en una disputa por un espacio de poder para los suyos– le tiene sin cuidado el sexo, la raza o la condición social de quien enuncia razones. En el reclamo de la cuotificación, en cambio, está implícito que lo importante es que haya más mujeres legisladoras, con total independencia de sus puntos de vista políticos. Parecería que la idea que late detrás de esta propuesta es que para una mujer no hay nada mejor que otra mujer. Este punto de vista lleva implícita la idea de que, incluso para una mujer de izquierdas es preferible que haya más representantes mujeres conservadoras que legisladores masculinos de izquierda. Esto puede contribuir a arruinar el ya deteriorado espacio político, a clausurar el potencial emancipatorio de la política, porque le otorga preeminencia a la condición o la naturaleza de las personas, a aquello que de alguna manera es inmodificable en ellas. Lo que viene a decir el reclamo de cuotificación es que a mi tribu le corresponde una parcela de poder, no por lo que proponemos a todos los demás o los proyectos que defendemos, sino por lo que somos. Y eso que somos es inmodificable. La política así concebida vendría a ser un mero reflejo de los intereses que existen en la sociedad, los congela en su radical inmediatez. La termina convirtiendo en una feria a la que se concurre a reclamar lo propio. Y cuando se razona de esa manera, es lógico y racional que sólo se confíe en los de la propia “tribu” y se exija que como tal tribu estemos representados.

En otras palabras, la exigencia de una representación femenina (o de cualquier otra) proporcional a su peso en la sociedad nada tiene que ver con un posicionamiento político o un ideario, el feminismo por ejemplo (en cuyo caso podría entenderse la creación de un partido feminista). Pero no se trata de eso, sino de que haya más mujeres legisladoras a secas, con independencia de cualquier punto de vista político. Se parece demasiado a una querella por espacios de poder. El asunto es que esa lucha por espacios de poder lleva implícita la pretensión de que las mujeres en general tienen un interés como tales mujeres o que hay un punto de vista femenino en política (que no feminista) y eso plantea un problema teórico a mi juicio insalvable: ¿quién encarna o representa ese punto de vista?, ¿dónde está? ¿quiénes son los (habrá que decir las) portadoras del mismo? Porque en lo que atañe a posicionamientos políticos, idearios y propuestas no se percibe nada semejante a un punto de vista femenino. Lo que más bien percibo en la sociedad son plurales y contradictorios posicionamientos (incluida la indiferencia política) de las mujeres, es decir nada que induzca a pensar que las mujeres se sienten más representadas por mujeres.

La política no es posible cuando no hay espacio público, ese lugar donde se ponen en juego los diferentes intereses y deseos, donde se consideran las distintas reivindicaciones, y cuyas síntesis y decisiones casi siempre implican ignorar algunos de esos intereses particulares en aras de lo que algunos llaman “bien común” y otros justicia. Sin ese poner en juego los propios intereses y convicciones no hay política.

Queda, por supuesto, pendiente de respuesta la pregunta de por qué el porcentaje de legisladoras es inferior al de mujeres en la sociedad. Ya está dicho que no tiene por qué haber una correspondencia entre ambos, como no tiene por qué haberla entre el número de legisladores homosexuales o negros y su peso en la sociedad. O de jóvenes o de estudiantes. Pero la pregunta sigue siendo pertinente.

A diferencia de otros países, no hay aquí ninguna disposición legal que impida a las mujeres ser candidatas. Si la hubiera, habría que desterrarla, naturalmente. No se trata tampoco, y conviene decirlo para evitar las descalificaciones y estereotipos en los que se suele incurrir en este tipo de discusiones, a unas inclinaciones naturales de los sexos o a la falta de talento de las mujeres para determinadas funciones, como arguyó sin demasiado pudor algún legislador deseoso de recluir a las mujeres en la cocina. Sospecho que hay que buscar en otro lado las causas del escaso número de mujeres parlamentarias, como el del escaso número de mujeres policías, militares o futbolistas. Sin pretender ingresar en honduras sociológicas, esas causas son, me parece, de carácter cultural, remiten a unas tradiciones, a una educación que han acotado las posibilidades de autorrealización de las mujeres, que las han abocado a cumplir unos determinados roles que una sociedad con aspiraciones igualitarias debería tratar de subvertir. Se trata de las mismas tradiciones y educación que sugieren que los hombres no pueden llorar o que hay tareas o profesiones propias de cada sexo. Esa división sexista del trabajo no se alterará con ninguna ley de cuotificación. Si así fuera, habría que aprobar leyes de cuotificación en la Policía, en los colegios de abogados, de ingenieros y en lo que fuera.

La discriminación positiva que consagra la ley de cuotificación que acaba de aprobarse en el Senado eventualmente podría poner remedio a un mal cuya existencia no me parece que esté suficientemente demostrada: que no hay más mujeres legisladoras porque unos hombres les impiden ser candidatas. Digamos de paso que la demanda presupone un enfoque algo estrecho de la política, acotada al parecer al ejercicio de un liderazgo partidario o un cargo legislativo. En cualquier caso, y con toda franqueza, no termino de ver a masas de mujeres agolpándose a las puertas de los partidos políticos deseosas de ser candidatas y unos porteros varones que les impiden el paso. Me parece, por decirlo en pocas palabras, una monumental simplificación del problema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: