Pasta base

2 de agosto de 2008

Parece que los hombres siempre necesitarán inventar algún chivo expiatorio para calmar sus miedos y ansiedades. Las brujas y herejes, los disidentes políticos, los extranjeros fueron en algún momento de la historia objeto de la ira popular cada vez que la tragedia o lo simplemente inexplicable hizo acto de presencia. Acorde con el pluralismo imperante, en los últimos tiempos, esos analgésicos para el alma han sido objetos y costumbres de lo más variados: desde la televisión hasta el sexo pasando por las drogas. Todo indica que aquí y ahora, hemos incorporado un nuevo chivo expiatorio: la pasta base. Leer el resto de esta entrada »