Empleados públicos

21 de diciembre de 2010

Los empleados públicos no son nuestros enemigos. Se me ocurre que la aclaración es en estos días más necesaria que nunca. Las huelgas de los anestesistas de los hospitales públicos, de los funcionarios de los bancos del Estado y, sobre todo, la de los empleados municipales, en particular la de quienes recogen la basura en Montevideo, han crispado los ánimos de los ciudadanos, que han depositado todas sus iras en estos últimos. El irreductible maximalismo de los dirigentes de Adeom (el sindicato de los trabajadores municipales) ha contribuido a alimentar este extendido estado de ánimo. Lee el resto de esta entrada »


La obsesión por la transparencia (a propósito de Wikileaks)

9 de diciembre de 2010

La fascinación que ha suscitado en estos días la divulgación de miles de cables diplomáticos confidenciales por el sitio WikiLeaks supera todo lo imaginable. Cualquiera diría que asistimos, por fin, a la gran revelación. Con la perforación del secreto que envolvía las comunicaciones entre las embajadas de Estados Unidos y el departamento de Estado –maestros del arte de conspirar, según el sentido común– estaríamos más cerca de realizar el gran anhelo del ciudadano posmoderno, la transparencia. Lee el resto de esta entrada »