Intelectuales a tiempo parcial

“No comparto tu opinión, pero daría la vida por defender tu derecho a expresarla”, escribió alguna vez Voltaire. He aquí un principio que debería regir la conducta de los auténticos intelectuales. Si la razón de ser de estos últimos es, como se supone que es, someter a crítica lo dado, interrogar lo evidente, buscar la verdad y no doblegarse ante el dogma y el prejuicio, sus requisitos son la más irrestricta libertad de pensamiento y expresión.

La primera atañe, antes que a nadie, a uno mismo. Si no me autorizo a dudar por temor a que mis interrogantes me conduzcan a lugares tan inquietantes como poner en cuestión mis propias convicciones, si me detengo ante las murallas de los principios, que es como decir las sagradas escrituras, he renunciado a la libertad de pensar por mí mismo.

La segunda, que es a la que están dedicadas estas líneas, atañe a los otros, a la posibilidad de que los demás impugnen y sometan a crítica mis propias ideas o cualesquiera otras que circulen en la sociedad.

Si la verdad no es un lugar al que se llega para quedarse allí confortable y definitivamente instalados, sino un estado revocable y provisorio; si ella no es el patrimonio de unos iluminados cedido por la gracia divina, se convendrá que sólo podremos aproximarnos a ella a través del enfrentamiento de ideas, del intercambio de argumentos. Sólo puedo saber si una idea es cierta cuando resiste todos los intentos de ser refutada y esa posibilidad sólo se presenta en la exposición pública de razones, no cuando me cuezo en mi propia tinta. La libertad de expresión –la de los que no piensan como yo, claro– es, pues, como decía Voltaire, inherente al quehacer intelectual.

Se me ocurrieron estas reflexiones a raíz de la pretensión de algunos intelectuales argentinos de impedir que el escritor Mario Vargas Llosa pronuncie un discurso en la inauguración de la próxima Feria del Libro de Buenos Aires. Intelectuales supuestamente de izquierda, o progresistas si prefieren. Entre las razones que esgrimen para defender semejante pretensión, destaca la de que Vargas Llosa es un neoliberal conservador que ha criticado duramente al gobierno argentino. ¡Vaya argumento en boca de un intelectual! Ya me dirán ustedes qué clase de libertad de pensamiento y de expresión es aquella que sólo admite que tomen la palabra los de la propia tribu. La propuesta de censura de estos intelectuales progresistas, que no de otra manera se la puede definir, es heredera de una larga tradición de buena parte de la izquierda y tiene sus raíces, creo yo, en la convicción de que no hay nada que discutir, porque aquello que se tiene por justo, razonable y verdadero ha superado todas las pruebas de la historia y no necesita ser sometido a examen crítico.

La palabra es la materia prima de las ideas y privar a un intelectual de la palabra es como privar a las plantas de sol y agua, es condenarlo a una muerte lenta. Los autócratas de todos los colores han recurrido a las explicaciones más variadas para justificar la censura y prohibir que los que no pensaban como ellos tomaran la palabra. Aún hoy, en plena era de las tecnologías de la información y de la comunicación generalizada, asistimos a las formas más sutiles o brutales de acallar las voces disonantes, las de aquellos y aquellas que no se pliegan al conformismo imperante.

Pero si tuviera que resumir las razones de esa inclinación secular, diría que se trata del temor. De un doble temor. Por un lado, temor a que los propias ideas no resistan la interpelación de ideas opuestas, que no resulten tan sólidas como creemos, ya que de otro modo no se entiende tanta resistencia a que esas impugnaciones se expongan a la luz pública. ¿Cómo puede justificarse, si no, la censura de un discurso, la prohibición de un libro o la exposición de un argumento? Si los argumentos de Vargas Llosa son tan vulnerables, si sus ideas son tan perversas, ¿qué mejor que permitir que las exponga en público y refutarlas?

Por otro, temor al “efecto contaminante” que pueda tener sobre el ciudadano común y corriente la difusión de “ideas incorrectas”. En pocas palabras, miedo a que los corderos se desvíen del camino prescrito por sus pastores. Imbuidos del papel de guardianes de la salud espiritual de las masas, los censores temen que la menor permisividad en materia de ideas pueda provocar un daño irreparable en las almas de unos ciudadanos a los que, en el fondo, creen incapaces de escuchar, leer y formarse un criterio propio sin tutelas de ningún tipo. Aunque no se recurra a estas palabras, tal es el temor que se oculta detrás de la prohibición de una película, un libro, un disco o un discurso.

No ignoro que la palabra también puede emplearse con propósitos dañinos. No voy a incurrir, pues, en la ingenuidad de proclamar que bajo ningún concepto y en ninguna circunstancia pueden ponerse cortapisas a la difusión de ideas y a la libertad de expresión en general. No debería permitirse, y en efecto la mayoría de los países democráticos no permite, hacer la apología del delito, del racismo, convocar a dar un golpe de Estado o a exterminar a un sector de la población. Puede haber incluso otras circunstancias parecidas que justifiquen esas limitaciones, pero en ninguna de ellas ha incurrido, que yo sepa, Vargas Llosa, un crítico implacable de todas las dictaduras.

Anuncios

39 Responses to Intelectuales a tiempo parcial

  1. Pablo Azzarini dice:

    Estoy de acuerdo con la transcripción de Voltaire y tus derivaciones, pero no te acompaño en el resto.
    Creo que vemos el hecho desde distintos lugares: vos lo percibís como un intento de censura al pensamiento del Varguitas; yo creo que es válido en la construcción de imaginarios. Pah, a ver si me explico.
    No creo que estos “intelectuales” se opongan a la libre expresión de las ideas de la derecha. Me parece (y más allá de su argumentación, medio pedorra según lo que contás) que a lo que se oponen es a entronizar al Mario como adalid de la literatura latinoamericana. Yo los acompañaría si el objetivo fuera ese.
    Las ferias de libros son eso: ferias, lugares para vender y habilitar futuras ventas. Los organizadores suelen darles un poco de glamur con cantantes, músicos e invitados especiales; algunos dan conferencias y otros hacen discursos. Vargas Llosa está (o estaba) invitado a dar el discurso de apertura, a estar en lo más alto del podio. ¿Bajarlo de ahí te parece que sea limitar su posibilidad de expresión? ¿Se le está negando participar en algún debate?
    Una cosa es ocupar un lugar de poder en la afirmación del paradigma cultural y otra muy distinta discutir con otro que piensa distinto. Son cosas diferentes que se dan en lugares diferentes. La primera legitima un statu quo,
    la segunda es mucho más creativa y compartida, no va con el monólogo del discurso.
    Releo y creo que con buena voluntad se puede entender lo que intento decir.
    Un abrazo

    • claudia dice:

      No comparto su postura Caballero pablo… considero que efectivamente, se calla a alguien cuando se que sus argumentos y poder de expresión callan y mueven masas, entonces tal vez no seria que la oposición no estaba lo suficientemente fortalecida y temieron al discurso de vargas…..

  2. Jorge B. dice:

    Se entiende, Pablo. El problema es que el matiz que exponés no termina de convencerme. Si no comprendí mal tu comentario, decís que los intelectuales argentinos que se oponen a que Vargas Llosa pronuncie ese discurso no pretenden censurarle ni cerrarle la boca, sino simplemente evitar que ocupe ese espacio preminente en la inauguración de la Feria (ya leí ese argumento). El problema con ese matiz es que, bueno, Vargas Llosa fue invitado precisamente a pronunciar ese discurso en ese lugar y no a otra cosa. Tratar de impedirlo es una forma de censura, aunque se alegue que tiene otras tribunas para decir lo que piensa.

    Si te invitan a dar una conferencia en el rectorado de la Universidad y yo me opongo a que Pablo Azzarini hable en el rectorado de la Universidad porque ese ámbito debería estar reservado para un profesor de la casa, aunque arguya que Pablo se puede crear su propio blog o mandar una carta a la prensa para exponer sus opiniones, es difícil evitar que eso no pase por un intento de censura. Equivale a decirle: aquí no, si quieres habla con la CNN o Al Jazeera, pero no en nuestras narices.

    Un abrazo

  3. Pincho Casanova dice:

    También a mí me pareció que si bien estoy de acuerdo con el planteo original de JB, me pregunto quién invitó a Vargas LLosa a dar el discurso inauguración, que es obviamente un acto político, y que este hecho debiera ser discutido por los intelectuales en la órbita de la inauguración de la feria…lo otro es impedir. No se me ocurre cómo podría impedirse el acto si el que invita y el invitado están de acuerdo en que suceda.
    O sea que en todo caso la discusión era previa y entre ellos, si invitar a V.LL. o no. Después de invitado, por quien sea que fuere, y aceptado, si fuese el caso, impedirlo me suena a un plan de banda política, que poco tiene de trabajo intelectual, aunque muchas veces bandas políticas se habrán pensado intelectuales.
    Bandas políticas para subvertir un orden que les es adverso o bandas políticas para mantener el estado de las cosas que le son favorables. Se pueden llamar de derecha, izquierda o progresistas, pero piensan por su objetivo, no para pensar. Llegan a conclusiones que defienden con la vida y la vida de los otros, y eso es muy grave, salvo en la especie de oxímoron de Voltaire que encabeza la nota. En todo caso creo que sería un honor para cualquier feria que V.LL la inaugurase con un discurso.

  4. anita dice:

    La cita de Voltaire casi me hizo moquear… en serio.
    Muy bueno coco!
    besos desde la agencia nocturna…

  5. Rodolfo Rodriguez dice:

    “No hay peor cuña que la del mismo palo”, es un viejo refrán que contiene mucha sabiduría y que se podría aplicar a las actitudes de la izquierda respecto a Vargas Llosa. Lo que no se le perdona, es que habiéndo sido de izquierda y defensor de la Revolución Cubana, haya evolucionado a posiciones muy críticas respecto a dicha revolución y a la izquierda ortodoxa. También, no se le perdona que haya emparejado en su denuncia tanto a las dictaduras de izquierda como a las de derecha. La izquierda siempre ha tenido una “falsa conciencia” a la hora de denunciar a las dictaduras en general. Hacerlo con las de derecha siempre tenía muy buena prensa y daba muy buen rédito, pero criticar a las dictaduras de izquierda ya era más dificil. Que lo hicieran desde la derecha no molestaba mayormente, pero que lo hiciera alguién que provenía de la propia izquierda (y además en forma tan temprana), era y aún es para algunos algo imperdonable.

    • Angel Vazquez dice:

      Estimado Roddolfo:
      Personalmente me considero de izquierda clasista y por lo tanto puedo coincidir en tus criticas a las dictaduras tanto de izquierdas como de derechas por atentar contra la libertad de pensamiento y asociacion politica…etc. Hasta ahi las coincidencias porque la vida social, politica y economica no se agota en esas fronteras. Esta la explotacion economica de los trabajadores, en Corea por una casta burocratica coronada por una seudo monarquia y en las de derechas y en las democracias burguesas por los capitalistas de toda la vida.
      Es en este ultimo tramo, donde chocamos con el escritor M. Vargas Llosa que junto con su hijo, se han empleado a fondo en ser los adalides y propagandeadores de un neoliberalismo depredador a costa de los trabajadores de todo el planeta.
      Me da igual su pasado, cada uno es libre de elegir las trincheras que ocupa. Le deseo que tenga una larga vida y que tengamos oportunidad de confrontar nuestras ideas, porque he sometido a muchas pruebas dialecticas y tengo confianza en que son mas utiles y beneficiosas para toda la humanidad. Aclaro tambien que lo que yo llamo “mis ideas” en su 99,99% no son propias en absoluto, son colectivas de personas muertas y vivas, que en eso consiste la cultura, un trabajo colectivo.
      Por lo dicho, nada de censura al oponente ideologico, pero eso si, nada nos obliga a cederle preeminencia ni podios destacados

  6. María dice:

    Comentario al margen para los que pensamos que impedirle hablar en la inauguración hubiera sido una barbaridad: bien por Cristina Fernández.

  7. Sergio Villaverde dice:

    Demos por cierta la cita de Voltaire y citemos a otro “intelectual” de fuste: dijo Emmanuelle Kant “Nunca discutas con un idiota, la gente puede llegar a confundirte”. Quiero decir que confrontar ideas o conepciones con Vargas Llosa es inconveniente por las razones expuestas por Kant.
    No todo escritor, poeta, artista es por añadidura un intelectual, si no tendríamos que incluir en esta categoría a Bukowsky y a Keith Richards por ejemplo.
    Tomemos los atributos de un intelectual señalados por el Coco: ¿V LL somete a crítica lo dado? ¿interroga lo evidente? ¿no se doblega ante el dogma? o acaso ¿no demuestra en su parafernalia que lo que él considera justo, razonable y verdadero ha superado las pruebas de la historia? exponiendo una versión moderada de Fukuyama. V LL no es un intelectual, es un muy buen escritor con veleidades de político, lo que lo distingue de otros miembros de su cofradía, como Sanguinetti, un político con veleidades de escritor. Ser crítico de dictaduras de derecha e izquierda tampoco amerita para ser considerado un “intelectual”. La tal crítica puede realizarse cómodamente desde la convicción que lo que se cree justo, razonable y verdadero ha superado las pruebas de la historia. La postura de V LL me hace acordar a la soberbia de los bolches antes que se hiciera mierda la URSS.

  8. Enrique Larreta dice:

    PENÚLTIMO TANGO EN BUENOS AIRES

    THE TIMES

    Se sentó borracho a la mesa y escribió un Editorial
    Del Times, claro, inclasificable, culto
    Suponiendo (¡desgraciado!) que iba a tener influencia en el mundo…
    ¡Santo Dios!… ¡Y tal vez la haya tenido!

    Fernando Pessoa

    Mario Vargas Llosa recibió el año pasado el Premio Nobel de Literatura el más prestigioso del mundo. Pero según un grupo de intelectuales argentinos debido a sus posiciones ideológicas no merece tener el honor de inaugurar la Feria del Libro de Buenos Aires el próximo mes de abril.

    El Consejo De Seguridad de las Naciones Unidas acaba de condenar por unanimidad a la dictadura de Gaddafi por su sangrienta represión en Libia. Pero Hugo Chavez y Daniel Ortega se oponen. Fidel Castro dice que son maniobras de Estados Unidos y la OTAN para apoderarse del petróleo de Libia. Un buen ejemplo del uso interesado de la noción de “procesos populares”. Los rebeldes libios están al servicio de Al Quaeda y la OTAN ( al mismo tiempo!) Los jovenes egipcios , tunecinos, de Bahrein, luchando por la libertad y contra las tiranías)

    Según Juan Pablo Feinman un ensayista argentino, Vargas Llosa ha insultado a la Argentina y por eso no debe ser invitado dar esa conferencia. Para Horacio Gonzalez se debe invitar a un autor argentino que no ataque los “procesos populares en la región”como lo hace Vargas Llosa.

    Un buen candidato según esos criterios sería posiblemente… el sociólogo Horacio Gonzalez. Que Horacio Gonzalez no haya escrito La Cuidad y Los Perros, Conversación en la Catedral, Pantaleón y las Visitadoras y otras novelas es un detalle menor. Al fin de cuentas es un ferviente partidario de los ‘procesos populares en la región” ( Chavez Ortega y Fidel Castro incluidos) y además es argentino, dos criterios centrales en los criterios de selección que el mismo propone.

    Durante mucho tiempo la Academia sueca evitó que se le diese el Premio Nobel a Jorge Luis Borges porque un grupo de académicos suecos criticaba las posiciones políticas de Borges de apoyo a la dictadura militar en argentina.

    El año pasado Cristina Kirchner se reunió en Madrid con Zapatero, una presidenta peronista y un presidente Socialista. Le entregó un regalo. Cual? Sorpresa: las Obras Completas de Jorge Luis Borges. Se sacaron una fotografía documentando el acto de regalo y ambos dijeron que les gustaba mucho Borges.!

    Vinculo la tragedia libia con la telecomedia argentina por que en ambos casos ilustran opiniones absurdas supuestamente transgresoras y desafiantes pero que en realidad son simplemente auto indulgentes y complacientes.

    Por haber seguido de cerca la historia triste de tantos intelectuales sirviendo de portavoces al poder durante el siglo pasado y el actual, no tengo tantas ilusiones sobre la clarividencia de de los intelectuales como mi amigo Jorge Barreiro ( aunque comparto su llamado de atención) Prefiero escuchar la voz desprotegida de esa muchacha vestida de negro en Bahrein arriesgando su vida en la calle y hablando frente a una cámara de televisión: “que se vayan!!, hace cuarenta años que están ahí, queremos nuestros derechos, queremos ser libres , queremos votar.”

    • Sobre los intelectuales a los que hace referencia Enrique, al igual que él, tampoco me hago la menor ilusión. Y sobre los otros, no es que crea que nos van a salvar de la hecatombe. De ellos espero simplemente la crítica, la interrogación y el coraje frente al riesgo de la soledad. Cada tanto, uno se topa con ellos. Puede que en vías de extinción, pero aún los hay.

    • Angel Vazquez dice:

      Estimado Enrique:
      Los meritos literarios y Vargas LLosa los tiene, son idependientes de la ideologia y las posiciones politicas de sus autores. En esto creo que se vertebra tu exposicion. La suscribo. Pero eso no quiere decir que hay campos donde esas esferas coinciden y el propio Mario Vargas Llosa no ha evitado deliberadamente aprovecharlas. La literatura , como producto cultural no puede estar ajena a los avatares sociales, economicos y politicos de los pueblos de donde emana y por lo tanto dejar de ser un reflejo de estos ultimos.

  9. Fernando Barreiro dice:

    Da un poco de pena el tipo de polémicas que se siguen produciendo en países como Argentina, marcando aguas en función de las actitudes frente a unos llamados “procesos populares”, aquellos que como bien dice Enrique hoy confluyen con personajes sanguinarios como Gaddafi. ¿En dónde estamos? ¿Quién es de izquierda, quién de derecha? En Latinoamérica cuesta todavía darse cuenta de que ya no funciona lo de los buenos izquierdistas y los malos derechistas, porque no sabemos quén es quién en la neblina del siglo XXI. ¿Vargas Llosa es de los nuestros? ¿O es un enemigo? En todo caso,el problema es la pregunta. O en todo caso, es seguro que su critica despiadada a la dictadura castrista es, al menos, progresista. El otro asunto es el de los intelectuales, una figura que ya no existe, al menos como existia en los años setenta. Jorge se refiere a “auténticos intelectuales” (cuales son, donde estan..??, que los hace auténticos?) Además los intelectuales eran todos de izquierda, si mal no recuerdo. Ya no existe esa figura de referencia, con una visión del mundo, faro, refrencia, intelectuales orgánicos al decir de Gramsci. Siempre era importante saber “qué habian dicho los intelectuales” !!. Eso ya no funciona así. incluso un componente relevante de aquellos intelectuales era el compromiso, el compromiso del saber y de las ideas con la realidad social.

  10. Liliana Castiglioni dice:

    yo no estoy de acuerdo con Voltaire, ni loca daría mi vida para que ETA se exprese,ni la mía ni la de nadie, salvo la de ellos mismos.Ni daría mi vida para que Bush me explique porque se cayeron las torres como implosionadas, ni para que Gregorio Alvarez me explique que los desaparecidos no desaparecieron, por dios que soy atea estamos todos locos. Si no quieren ver a Vargas LLosa, que no lo inviten, igual cada vez tenemos, los que dejamos años y sueños en las trincheras en nuestras juventudes ,todo por lo que luchamos para apoyar a Gadaffi y lo vemos ahora, guiando la cleptocracia de las dictaduras de “izquierda”, todos sabemos los de aquella época cuando se jodió el Peru Varelita, y entre otros fue Mario el que nos abrió la cabeza y nos enseñó, y bueno, yo era comunista, bien puede ser Vargas LLosa un discrepante, pero no es un asesino ni un traidor. y Voltairee estás muy panglossiano(me refiero al primer Voltaire no a Barreiro).

  11. Leandro Rama dice:

    La frase de Voltaire es lúcida pues sintetiza el sentido de la tolerancia. A primera vista podría ser equivalente a decir: ‘hay que respetar todas las opiniones’. Pero no lo es. Esta última frase o idea, de uso muy extendido en nuestros días (por simpática o piola) dice poco o nada sobre la tolerancia (concepto que quiero rescatar). Los humanos somos muy proclives a la indiferencia o inercia cuando lo que se dice o lo que sucede no afecta o agrede lo que pensamos, hacemos o somos. En este escenario atribuirse el respetar a los demás y su pensamiento y además considerarse un demócrata por ello, es una auténtica hipocresía, además de una tontería. La verdadera tolerancia se aprecia cuando la opinión es contraria a la nuestra y sobre todo cuando el antagonismo es radical o nos molesta de algún modo. En este punto es donde se ve quién es tolerante de veras; o sea, la persona que ahogando atávicos impulsos, ha optado por entender que el contrario es ante todo un semejante.
    Pretender bajar de las tablas e impedir que hable a una persona invitada al efecto, es sin dudas, un acto de intolerancia, amén de mala educación. Y nada cambia que el escritor Vargas Llosa esté o no en sintonía con no se qué linaje literario o ideológico.
    A fin de cuentas se trata de una feria del libro, algo sobre lo que Vargas puede hablar con basante propiedad.
    Tan equivocado como lo anterior es sostener que una persona es tolerante o demócrata porque se autoproclama ‘opositor de todas las dictaduras’.
    En el discurso todos repelemos la opresión (intolerancia). En la acción, que de última define lo que somos, habría que ver. Y esto comprende, naturalmente, al famoso escritor, cuyo pensamiento difiere bastante de énfasis cuando se trata de criticar dictaduras de diverso signo.
    Adhiero a lo expresado por el contertulio Villaverde.
    Muy buenas tus columnas Coco, siempre dan para pensar!

  12. Fernando Barreiro dice:

    Castiglioni: La pregunta de “Conversación…” era “¿Cuando se jodió el Perú, Zavalita?” o sea Santiago Zavala. Y ello viene a cuento con el asunto de los intelectuales en América Latina. Santiago Zavala, protagonista de la novela de V.LL. se interroga angustiado, como buen pituco intelectual de Miraflores, con supuesta mala conciencia, cuando se habia jodido el Perú.

  13. Pablo Azzarini dice:

    Insisto, Barreiro: la lucha por un lugar en el estrado es lícita, sobre todo cuando hay uno solo. Debería votarse o habilitar más plazas. Tendrías todo el derecho del mundo a censurarme si fuera el único orador en el Paraninfo. Porque si así fuera yo estaría censurando al resto con mi oratoria.

    PD Lamento que ya hubieras leído ese “arguemtno”, no es mi culpa, es que no se puede componer con la ventana abierta, Leonardo.

  14. Liliana Castiglioni dice:

    Zavalita, gracias Barreiro.Pensar que lo leímos en un libro de Vargas LLosa y ahora es como si leyeramos a Celine, para algunos.
    Eso de que tenemos que ser tolerantes,muy bien, todos somos humanos,tenemos los mismos derechos pero los que se ponenen las antípodas de la libertad y la democracia, los terristas y asesinos,por ellos que de la vida Voltaire o algún director de Hollywood

  15. Fernando Barreiro dice:

    No se entiende lo de Azzarini. Al menos, deberia explicar lo siguiente “a lo que se oponen es a entronizar al Mario como adalid de la literatura latinoamericana. Yo los acompañaría si el objetivo fuera ese”. Lo que deberia ser decisivo a la hora de invitar a un persornaje publico a participar de forma destacada en un acto público, es lo que dice Jorge: “Vargas Llosa, un crítico implacable de todas las dictaduras”. Si defendiera alguna dictadura (Pinochet o Castro, tanto me da) entonces sí seria una razón para no invitarlo. Pero de ahí en más, todo lo demás es opinable en el marco de una sociedad abierta, plural y democrática. ¿O no lo ve así Azzarini? Recuerde que es una Feria del Libro, no un acto del Frente por la Victoria o del PJ.
    Ya que Castiglioni cita a Ferdinand Céline, ese seria un candidato al veto, un genio de la literatura del siglo XX, pero confeso partidario del hitlerismo.

  16. Después de leer varios comentarios, pienso que, si no se confunden, al menos se mezclan dos asuntos: 1) el derecho a expresar cualquier idea y 2) la respetabilidad de esas ideas.

    Con respecto a lo primero, en el último párrafo del post escribí que se pueden poner limitaciones –y de hecho existen en casi todos los países esas limitaciones– a la libertad de expresión. Y puse el ejemplo de quienes llaman a dar un golpe de Estado, a emplear la violencia para exterminar a otros o hacen la apología del racismo. Me refería por supuesto a quienes difunden esos llamamientos incluso en el caso de que no pasen a los hechos, es decir aunque se queden sólo en las palabras. No dudo que se pueden agregar otras circunstancias, y la del terrorismo que menciona Liliana es una de ellas. Y habrá otras que serán motivo de controversia y pleito, que tampoco pretendo dar una lista definitiva (aunque, claro, se me ocurre que no conviene que esa lista sea demasiado extensa). De modo que no pienso que valga la pena dar la vida por el derecho de otro a expresar CUALQUIER idea. Sospecho que Voltaire tampoco lo pensaba. Pero quién puede asegurarlo.

    Con respecto a la respetabilidad de las ideas, asunto introducido por Leandro, desde luego que NO creo que todas las ideas sean respetables. Todos los hombres y mujeres son respetables (incluidos los que tienen ideas disparatadas), pero en ningún caso todas las ideas, como afirma el cliché políticamente correcto de nuestros días.

    Ya escribí al respecto en este blog, por si alguien le interesa (https://jorgebarreiro.wordpress.com/2009/03/16/pensar-o-adherir/)

    Que una idea no sea respetable, sin embargo, no significa que deba ser proscrita. Como dije, la limitación de la libre expresión debería reservarse únicamente a las ideas mencionadas al principio. Estas últimas deberían ser, en todo caso, criticadas, refutadas, atacadas, lo que ustedes quieran. Pero no censuradas… entre otras cosas, porque su carácter no respetable sólo puede establecerse en la discusión pública y no por un tribunal de expertos en ideas respetables, y para eso tienen que poder expresarse. Por decirlo en pocas palabras: nadie debería ser legalmente castigado por decir estupideces.

  17. Enrique Larreta dice:

    Me parece que con la discusión sobre los límites de la tolerancia y la libertad de expresión se está distanciando demasiado la conversación de su punto de partida, Siento que hay que plantear la sustancia de éste debate en términos más directos.

    Formulo el problema de otra manera: Como puede NO invitarse a Vargas LLosa.? Se prepara en Buenos Aires , la principal Feria de Libros de América Latina . Vargas Llosa acaba de ganar el Premio Nobel- el primer latinoamericano en bastante tiempo- culminación de una extensa y brillante carrera literaria, escribe excelentes reportajes en la prensa y artículos muchas veces discutibles pero siempre bien documentados e interesantes, es profesor invitado en la Universidad de Princeton una de las mejores y más progresistas de los Estados Unidos.( en donde también son profesores de tiempo completo Ricardo Piglia y Josefina Ludmer , dos conocidos intelectuales argentinos -De sus cursos anuales nació recientemente un libro sobre Onetti, otro sobre Arguedas y está preparando otro sobre Borges derivado de su último curso. Acaba de publicar el Sueño del Celta , una novela sobre la figura relevante de Roger Casement el autor de dos de los más importantes Blue Books de la Diplomacia Inglesa – esos informes tan elogiados por Marx en El Capital como ejemplos del gusto británico por la exposición rigurosa de los hechos, sin los cuales dice Marx que no podría haber escrito sus libros sobre la explotación de la clase obrera. Casement el héroe del libro de Vargas Llosa expuso en sus informes magistrales dos episodios claves de la explotación colonial, la política belga en el Congo y las condiciones de trabajo de los indígenas en las caucheras en el Putumayo episodios decisivos para quien quiera entender el funcionamiento del mundo capitalista en el momento del su apogeo colonial. La novela trata de paso otros temas centrales de nuestra época -y quizás de todas las épocas- como las relaciones entre colonia e imperio y entre ética y moral sexual
    El único problema de esa invitación cursada por la Feria del libro con la intención de prestigiar un evento de envergadura en una ciudad letrada como Buenos Aires es que Vargas Llosa – que naturalmente tiene muchos compromisos- , no aceptase debido a su agenda. Pero Vargas Llosa que conoce y admira la cultura argentina contra todo lo que dicen su detractores- acepta realizar la conferencia inaugural. Pero aquí viene la sorpresa: algunos intelectuales desde el poder haciendo muestra de un sectarismo y un nacionalismo digno de mejores causas, colocan sus mezquinas ideas por encima del talento reconocido de ese autor y tratan de presionar desde posiciones de poder burocrático o apelando a un populismo miope ( insulto a la Argentina, critica a los procesos populares ) que no se lo invite.!!
    Es un hecho de una torpeza tan grande , de un nivel de estupidez tan enorme que la misma Cristina Kirchner que en muchas ocasiones no se ha destacado por su pluralismo – en éste caso se da cuenta del absurdo y le pide a su funcionario que retire esas presiones dando una muestra de inteligencia y amplitud mental que ojalá siga cultivando en el futuro. Para mi ese episodio es una muestra del profundo marasmo en el que han caído algunos intelectuales. Es intolerancia , evidentemente , pero en su nivel mas degradado. Raymond Aron definió la adhesión ciega de algunos intelectuales franceses de su época a ciertos marxismos imaginarios como el “opio de los intelectuales”. En el caso del chavismo/ populismo de los intelectuales argentinos que a aparecen al frente de esa campaña infeliz contra Vargas Llosa ya no se trata del opio sino del crac de los intelectuales. El opio parece que produce sueños agradables. El crack que se vende por ahí está cargado de sustancias dañinas que destruyen el cerebro. O quizás no sea útil emplear metáforas porque distraen la atención del argumento principal : estamos simplemente ante un caso de resentimiento reaccionario en el sentido estricto del término: la construcción de un mecanismo defensivo y dogmático contra un mundo al que se ya no se intenta más comprender construyendo rituales en torno a chivos expiatorios “neoliberales” enemigos del pueblo. anti argentinos etc. etc
    Lo mas triste de ese episodio es que perjudica seriamente la cultura argentina. En vez de un Feria de Libros vibrante, con circulación de ideas tenemos el nubarrón del sectarismo y la desinformación ensuciando la preparación del evento. Espero por el bien de un país en el que tengo muchos amigos que de aquí hasta la inauguración de la Feria ese episodio lamentable sea debidamente olvidado.

  18. Alfonso Vivo dice:

    Disfrute como loco esta enriquecedor intercambio de opiniones y eso solo ya vale un Peru.-
    gracias .-

  19. Sergio Villaverde dice:

    Solicito, si es posible, un listado de Sociedades Abiertas Plurales y Democráticas actualmente existentes y una descripción actualizada de qué se entiende por “democracia”. Muchas gracias

  20. Fernando Barreiro dice:

    Más leña al fuego. Leo hoy en el diario Pagina 12, estas perlas de un tal Américo Cristófalo, director de la carrera de Letras de la UBA (pobres letras!!)
    Dice: “A mi modo de ver, Vargas es un escritor de derecha porque ha sabido interpretar y cumplir con evidente docilidad, libre sometimiento y sentido de ocasión, el giro general que a partir de los años ’80 se recomendó aplicar y se recomienda seguir aplicando desde los grandes consorcios editoriales”. (…) “Vargas es un escritor de la derecha porque opina lo que opina y porque en correlato habla plácidamente la lengua mitológica, oscura y redundante de las fórmulas salvajes que impuso la industria cultural”. (…) “…esas empresas, de las que el conferencista Vargas es socio y amigo, las mismas que rigen pautas y consensos formales acerca de lo que debe ser una novela, son las que lo proponen y promueven junto con oscuras asociaciones y fundaciones emparentadas con la escuela de Chicago y con los amigos hollywoodenses del rifle”.

    Y en el mismo periódico hay una columna de opinión de un tal Pablo Castillo (psicólogo y magister en comunicación). Dice don Pablo: “Que Vargas Llosa –un referente de la derecha más rancia del continente– utilizará sus títulos literarios y su reciente Premio Nobel para pronunciar seguramente un discurso contrario a los intereses populares, es lo más probable”. “Sale a defender los intereses de un capitalismo anacrónico, con miradas binarias y superficiales lejos de entender los distintos niveles de complejidad que tiene el proceso latinoamericano actual. Confronta abiertamente. Es un militante de la reacción”. (…) “Bienvenidos, los Vargas Llosa. Que la derecha vernácula tenga que organizar su discurso mediático opositor alrededor del episodio Feria del Libro 2011 habla de su debilidad política y cultural. No de su fortaleza”.

    No sé si Página 12 es un diario de izquierda o qué es. Si los que escriben esto son de izquierda, yo me desapunto, conmigo no cuenten.

  21. Fernando Barreiro dice:

    A Sergio Villaverde.
    Sergio, no sea perezoso, busque, que encontrará.

  22. Sergio Villaverde dice:

    A F. Barreiro
    Sociedades abiertas plurales y democráticas, son palabras con tanta profusión de acepciones (igual que “socialismo” “comunismo”, etc.) que están vacías. Lo que sí me da pereza es la extensión del texto que debiera escribir para fundamentarlo. Así que lo dejo por esta y recomiendo: Piense Fernando,piense.

    • Enrique Larreta dice:

      Sospecho que las palabras nunca están ‘vacías”, lo que tienen son diferentes significados de acuerdo a los contextos. Por ejemplo Kant en La Crítica de la Razón Pura ( Ed en español Losada pag 277)define la idiotez como “la falta de Juicio”, “defecto para lo cual no hay remedio”. El Juicio según el sistema de Kant , sería “la facultad de subsumar bajo reglas, es decir de determinar si una cosa entra o no bajo una regla dada”( casus data laegis) “Idiota” en el sentido usada por Sergio Villaverde en su comentario apoyado en la autoridad de Kant, es simplemente un insulto hacia una cierta categoría de personas entre los cuales incluye a Vargas Llosa.
      Creo que Nadie puede seriamente sostener que Vargas Llosa es un idiota en el sentido definido por Kant. Se le puede considerar un mal escritor, un reaccionario, un agente del imperialismo, o simplemente una pésima persona, pero no un idiota… segun Kant.

    • Pincho Casanova dice:

      ¿cómo puede ser posible que las palabras estén “vacías”? Y menos “comunismo”, que está llena de muertos.

  23. Sara dice:

    Finalmente, palabras “vacías” o “llenas”, parece que los que se oponían a que Vargas Llosa inaugure la Feria, se basan exclusivamente en que no les gusta cómo piensa el escritor peruano. Que es reaccionario, que es conservador, neoliberal. No parece que demasiado contundente. El comentario de Enrique Larreta y la pregunta inicial lo resume perfectamente.

  24. Liliana dice:

    a F.Barreiro
    está pensando Barreiro?

    • Fernando Barreiro dice:

      si, no es fácil. No quiero pensar cualquier cosa, por pensar, y no me averguenzo de ser….

  25. Fernando Barreiro dice:

    Sergio,
    No sé si hay profusión de acepciones. Creo que no, y para mí no están vacias Hay que ir a lo llano, simple, directo, sin mayores meandros seudo intelectuales. Por ejemplo, si usted vive en Uruguay, se trata de una sociedad plural y democrática, hay partidos, libertad de asociación, alternancia en el poder, libertad de expresión, etc. En cambio, si usted vive en Korea del Norte, China, Arabia Saudí o Cuba, entonces esos atributos no existen. A nivel práctico, le recomendaria no vivir en estos útlimos, proque seria un sinvivir. En cuanto a sociedades abiertas, depende mucho de las cabezas abiertas que existan por metro cuadrado. Por ejemplo, cuando predominan ideologias cerradas, poco permeables a las ideas de distinto signo, el asunto se jode, la sociedad se cierra como un bicho de la humedad.

    • Liliana Castiglioni dice:

      Y tanto, de allí que la palabre siempre remite a por lo menos más de un significado, o sea que no están vacías sino que se abren como fractales, llenas de posibles significados, ahora no entendí a que se refería con el bichito de la humedad que se cierra, no será a un contertulio ¿no?.
      Porque esta publicación de ideas, que no es un intercambio ni un debate, parece toda una serpiente mordiéndose la cola y siempre en círculos.

  26. Fernando Barreiro dice:

    Efectivamente, las palabras se abren y los significados varian con los tiempos y con las singularidades de nuevas circunstancias. Pero el amigo Sergio es perezoso y, sobre todo, mal dotado para la síntesis (“me da pereza la extensión que deberia tener mi fundamentación”!!!). Solo una nota al pie de pagina: Por favor, no compare peras con zapallos. Las sociedades democráticas, plurales, etc., no son fruto de una ideología, “algo que a alguien se le ocurrió un dia” para implantar “ex novo” en la sociedad humana. Las sociedades democráticas han sido el resulado de la evolución lógica y progresiva (y siempre contradictoria) de unos seres que querian progresar y vivir mejor. Ser demócrata no es una ideología. En cambio el socialismo o comunismo, son ideologías, es decir constructos del intelecto, proyectos de ingenieria social, “listos para ser aplicados”, que se expresan en un programa de acción, fruto de mentes más o menos lúcidas, más o menos diabólicas, aunque sin duda imbuidos siempre con la mejor de las intenciones, para hacernos más felices. Ese es el quid de las peras y de los zapallos. Las distintas definiciones de comunismo o socialismo me tienen sin cuidado, son elucubraciones teóricas (o mejor dicho, retóricas) sin mayor relevancia para estos tiempos, una vez superada la pesadilla del siglo pasado.

  27. Fernando Barreiro dice:

    Artículo de Vargas Llosa en el diario El País de España. “Piqueteros intelectuales”.

    http://www.elpais.com/articulo/opinion/Piqueteros/intelectuales/elpepiopi/20110313elpepiopi_11/Tes

  28. Liliana Castiglioni dice:

    Bien metida Pincho llena de muertos, millones de muertos, entre otros los veinte millones de la segunda guerra, y tanto s que en este país quedaro en el camino, gracias pincho

  29. No, Liliana, no se confunda, creo que Pincho se refiere a los millones que murieron en los campos de concentración stalinistas, los otros millones que murieron de hambre durante la colectivización forzosa en la URSS, principalmente en Ucrania, a las víctimas de los levantamientos de Hungría, Alemania Democrática, Polonia, en las purgas de los años 30, en las cárceles de Ceacescu, Enver Hoxa, Bulgaría, los países Bálticos, los 16.000 oficiales polacos fusilados en Katyn (puede ver la película de Andrej Wajda del mismo título), al millón largo de víctimas de los Khmer Rojos y seguro que se me quedan en el tintero unas cuantas masacres más (China, Corea del Norte…).

  30. Liliana dice:

    entendí bien,gracias a ti tambien por tener tan buena memoria, y recordar lo que significaron los comunistas en el siglo veinte.Palabra llena de muerte
    como la vida.

  31. GerardoD dice:

    Coincido en que la cuestión de fondo puede ser el temor profundo a confrontar ideas. Típica de fascismo, asumido o no. Y no hay nada peor que un intelectual salga a pedir que se censure o prohiba a otro intelectual.
    Y en este caso ni siquiera han obrado con alguna inteligencia, al pretender repeler la presencia de un intelectual que, más allá de sus ideas políticas, es un latinoamericano actual premio Nobel de Literatura que viene a participar de un evento eminentemente literario como lo es la Feria del Libro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: