El mal

21 de diciembre de 2012

Nadie sabe, ni sabrá, qué pasó por la cabeza de Adam Lanza para que el viernes 14 de diciembre se levantara con ganas de volarle la tapa de los sesos a su mamá, y se la volara nomás, cargara un fusil de asalto y dos pistolas en el auto, se dirigiera a una escuela del apacible pueblo de Connecticut en el que vivía, matara a 26 personas, entre ellas veinte niños de entre cuatro y siete años, y luego se suicidara. Lee el resto de esta entrada »