De terror

10 de diciembre de 2015

Sé que el mundo es más amplio que Facebook, pero intuyo que las opiniones y tomas de partido que allí se vierten son un muestrario más o menos representativo de la sensibilidad política de este tiempo, en particular de ese cada vez más vago y heterogéneo universo que solemos llamar izquierda. Opinar sale gratis. Formarse un juicio y avalarlo con argumentos y datos ya cuesta algo más. Esta constatación quizás explique la abundancia de afirmaciones ligeras (hasta frívolas) basadas en premisas falsas, información inverificable, justificaciones éticas discutibles, si no aberrantes, que he tenido oportunidad de leer sobre los atentados de París. Lo que sigue es un breve inventario de esas afirmaciones. Leer el resto de esta entrada »